Las redirecciones 301 y 302 : Impacto SEO

18 July 2017

Si hablamos de SEO y servidores, uno de los aspectos más importantes, por su repercusión y porque suele acarrear infinitos problemas, son las redirecciones.  Antes o después, todo sitio web tendrá que enfrentar la necesidad de trasladar contenido de una página a otra, por ejemplo, un producto que se retira de la tienda, o en la creación una nueva estructura para el sitio web.

La importancia reside en que la URL del producto que se retira tiene un historial, y puede haber atraído enlaces desde otros sitios web, de manera que si se elimina la página y se muestra un código de respuesta 404 (página no encontrada), se perderá para siempre el valor de los enlaces, con lo que implica. Además, las páginas web que tienen cierta antigüedad, independientemente de que tengan enlaces entrantes o no, tienen un valor, es decir, por el hecho de haber estado online han acumulado peso y esto contribuye a mejorar su posicionamiento. En resumen, es importante redirigir las páginas que tienen enlaces entrantes o cierta antigüedad en vez de eliminarlas.

Existen varias formas de configurar una redirección: mediante las meta etiquetas, JavaScript, código de script del servidor (php, asp, jsp, …),  usando JavaScript e incluso a nivel de reglas de servidor (.htaccess para php  isapi para .asp). El problema de estas técnicas es que los buscadores no siempre las comprenden adecuadamente y optan por no seguir los enlaces. Esto significa que la redirección, sea como sea debe ser 301 si tiene fines SEO.

Los códigos de respuesta

En el protocolo http existen diferentes códigos de respuesta para indicar una redirección (en el World Wide Web Consortium se puede encontrar una lista con todos los códigos y su significado). No obstante, los dos códigos más populares son: la redirección 301 y 302, que tienen una diferencia fundamental:

301: Trasladado permanentemente

302: Trasladado temporal

Muchos sitios web utilizan automáticamente la redirección 302, pero los buscadores no interpretan este código como una redirección real. Es decir, esta redirección indica exactamente que se sustituye una URL por otra, pero solo de manera temporal por lo que los buscadores solo recordarán la antigua URL.

Por el contrario, la redirección 301 le indica a los buscadores que el antiguo enlace ha sido eliminado definitivamente por lo que tendrán que borrarlo de su memoria y reemplazarlo con el nuevo enlace.  En este punto, la redirección con JavaScript y el uso de las etiquetas meta para refrescar la redirección no son aplicables. En la mayoría de los casos, el redireccionamiento 301 es el mejor método para implementar redirecciones en un sitio web.

Las redirecciones 302 suelen ser la redirección por defecto en un servidor, ya que históricamente se han utilizado con fines de seguridad y privacidad. La imagen a continuación muestra cómo todos los enlaces de la antigua URL se refieren a la nueva URL.

Algunos de los empleados de Google han indicado que hay casos en los que los 301 y los 302 pueden ser tratados de manera similar, pero nuestra evidencia sugiere que la forma más segura de garantizar que los motores de búsqueda y los navegadores de todo tipo den crédito total es usar un 301 al redireccionar permanentemente las URL

 

Recibe nuestra novedades, case studies y articulos en tu correo

LIBRO SEO


Nuevo llamado a la acción


AUDITORIA SEO